El poder de la información en la producción animal

Comenzamos este post planteándote la siguiente situación:

Imagina una granja con 10.000 pollos, donde cada día ocurren incontables situaciones y eventos que pueden (o no) ser causadas por nosotros. ¿Qué puede pasar si no tenemos establecido un sistema de control y las registramos de acuerdo a un orden y un plan? Que, al cabo de una semana, habremos perdido la oportunidad de hacer un cambio que habría tenido un impacto positivo para la rentabilidad del negocio.

Tal y como lo hemos explicado, puede parecer que una empresa va a tener dificultades para adaptarse si no tiene desde su inicio monitorizado un proceso para actuar ante estas situaciones. No obstante, es mucho más sencillo que esto. A veces, puede marcar la diferencia el simple hecho de tener una o dos hojas impresas (o en tu dispositivo electrónico) para rápidamente saber dónde tienes que apuntar un número, una palabra o frase en concreto. Una vez tengas recogidos estos datos, sólo queda seguir el famoso esquema de datos – información – conocimiento.

La información en explotaciones agropecuarias y en la producción animal

En vista del imprescindible papel que aporta el sector agropecuario en el desarrollo de los países, y el aumento de recursos que tenemos cada vez más a nuestra disposición para extraer conocimiento de los datos, pocas son las empresas que no buscan innovar o mejorar su modelo para adaptarse a los cambios del mercado.

Los alimentos de origen animal proporcionan nutrientes imprescindibles en la salud humana y generan una enorme cantidad de puestos de trabajo, pero incluso el bienestar de los animales tiene una repercusión positiva en el medio ambiente. Por ejemplo, la ganadería aporta abonos animales para el enriquecimiento de los suelos, o un control de enfermedades puede prevenir zoonosis. Ante estas situaciones tan básicas pero imprescindibles para la vida misma, cabe preguntarse si realmente no vale la pena invertir en sacar partido a los datos y la información para no sólo aumentar nuestra productividad y rentabilidad sino para también aportar un “granito de arena” a mejorar la calidad de la vida mundial.

Los animales que tienen problemas por enfermedades necesitan más recursos para recuperarse, y en muchas ocasiones no llegan a producir tanto como si no hubieran cogido infección. Esto nos lleva a la conclusión de que los animales sanos son más productivos y debemos estar al tanto de lo que les afecta para tomar decisiones y evitar pérdidas.

La información ayuda al desarrollo de los negocios

Aunque parezca increíble, una gran cantidad de países en desarrollo no dispone de metodologías estadísticas y profesional suficiente que colaboren en el desarrollo económico y social de los negocios. Pero no sólo es importante saber analizar la información de las instalaciones, es también necesario tener una planificación y un programa de integración que tenga en cuenta todos los elementos.

Dadas las características especiales de los datos agropecuarios, no podemos utilizar un solo tipo de técnica o metodología estadística para agruparlos y analizarlos. Cada situación, animal, instalaciones, … tienen sus propias particularidades que hacen que debamos estar preparados para numerosos casos y disponer de diversas fuentes para el registro.

Esto parece una controversia respecto al párrafo introductorio de este post, donde os hablábamos de una o dos hojas, pero no lo es en absoluto. A lo que nos referíamos es que debemos tener una fuente para el registro de cada situación, siendo por tanto necesarias diversas fuentes y recursos. Otra cosa es necesitar tener siempre a mano 50 hojas para cada tipo de información a anotar. A que no utilizarías una misma carpeta para incluir datos recogidos en una granja de pollos y en una de terneros, ¿verdad? Y mucho menos utilizarías un modelo analítico para todo tipo de objeto de investigación.

¿Cómo evito llevar siempre conmigo una excesiva cantidad de hojas para registrar información en cada tipo de evento probable?

Con el uso de la estadística.

Es un ciclo: si conseguimos detectar patrones (de comportamiento, ocurrencia, …) y controlar nuestros procesos y su desempeño, podremos hacer estimaciones y estar preparados para cada una de ellas.

La estadística nos ayuda a ver dónde estamos, hacia dónde vamos y cómo podemos mejorar.

Los negocios dependen de los números.

Este es el único camino para tomar decisiones basadas en datos y sin incertidumbre, que nos permitan resolver problemas, avanzar hacia la mejora continua y aumentar nuestra competitividad.

¿Cómo evaluar si la información que dispongo es de calidad, fiable y suficiente para tomar decisiones?

Podríamos resumir la respuesta a esta pregunta en los siguientes tres aspectos:

  • Exactitud: Cuando más exacta y completa sea la información (que dependerá enormemente en nuestro proceso de recogida de datos y preparación a lo largo de todo el proceso), de mayor calidad será.

  • Oportunidad: El establecer sistemas de información eficientes nos debe ayudar a descubrir situaciones que no nos habíamos replanteado previamente. Analizando los datos es como podemos detectar mejoras o nuevas líneas que ayudan a las instalaciones a aumentar su rentabilidad.

  • Cantidad: El valor de los datos es incalculable, pero no siempre. Si tengo unos datos desordenados o que los he recogido a base de mi propia intuición y memoria en la granja o fábrica, estos no tendrán ningún valor porque no se puede extraer información fiable y segura. Pero no por ello es mejor recoger tantos datos como sea posible: hay que actuar de acuerdo con los objetivos que tengamos y adaptar nuestra metodología de trabajo para sacar el máximo partido dado el contexto de uso. En el momento del análisis, ¿Necesitas conocer el día que cambiaste el tipo de pienso en una camada para comprobar el estado medioambiental que había tres semanas antes? Este caso es algo extremo, pero seguro que te ha ayudado a visualizar a lo que nos referimos con “de acuerdo con los objetivos».

La intención de este post es promover la importancia de la información para la producción animal

A menudo, asumimos que nuestras sensaciones son certeras porque hemos visto con nuestros propios ojos cómo un animal ha ido bajando su productividad a lo largo del tiempo. Y podemos estar en lo cierto, hay factores detectables fácilmente e incluso logremos tener suerte si actuamos correctamente. Pero hagámonos dos preguntas frente a esta situación:

  • ¿Qué pasa si las medidas que se han tomado no solucionan el problema, o lo empeoran? Esto ocurre, y suele ser porque no se ha detectado el verdadero causante. Además de perder tiempo y dinero, la productividad se ha mantenido en el mismo nivel (o ya no es posible aumentarla por llegar demasiado tarde).

  • Imaginémonos que llevamos a cabo un proceso de control, donde tenemos información sobre ese animal desde que entró a la granja y diversos datos y, posteriormente, realizamos un análisis de esta para extraer conocimiento. No sólo nos basaremos en evidencia para detectar la causa del evento y tomar una decisión sobre qué hacer con ese animal, sino que podremos detectar si eso le está empezando a ocurrir a otras poblaciones dentro de mis instalaciones.

¿Cómo colaboramos en Tests and Trials en difundir la importancia de extraer datos, analizarlos y tomar decisiones basadas en evidencia?

Como expertos en análisis de datos en producción animal, ayudamos a las empresas a extraer el máximo conocimiento y poder tomar decisiones basadas en datos haciendo uso de metodologías estadísticas adaptadas a cada situación. A través de nuestras publicaciones estadísticas en revistas como Suis, buscamos promover la importancia de extraer conocimiento a la hora de tomar decisiones, especialmente en un sector con tanta variabilidad como es este.

Nos ha gustado redactar este artículo, ¡esperamos que nuestros lectores también lo hayan hecho! Si ha sido así, puedes apoyar este espacio de contenidos en el blog suscribiéndote a nuestra newsletter y enterándote de lo nuevo. Además, te podrás descargar de manera totalmente gratuita nuestro e-book estadístico, donde explicamos cómo preparar los datos y hacer comparación entre proporciones.

Os recomendamos este artículo sobre tecnología punta al servicio de la producción animal.

Referencias

FAO. (1993). Recopilación de datos sobre los animales y productos pecuarios. http://www.fao.org/fileadmin/templates/ess/ess_test_folder/World_Census_Agriculture/Publications/FAO_SDS/SDS_4_Recopilaci%C3%B3n_de_datos_sobre_animales_y_productos_pecuarios.pdf

Suscríbete a nuestra newsletter

y te enviaremos gratuitamente nuestro e-book estadístico